sábado, 8 de noviembre de 2008

Prólogo

Prólogo-

A pocos metros de la despedida en la oscuridad, me senté en la maleza. Alcé la cabeza, mirando a las estrellas, vi como trataban de consolarme con su intenso brillo. Mis cabellos se enredaron con el viento, libre y salvaje, y, la luna me tatareaba una nana dulce para que durmiera. Y así con todas las comodidades de la noche, me sumí en el más triste sueño, impregnado de dolor.
A la mañana siguiente, los rayos se colaban por entre las ramas y acudían a despertarme. Abrí los ojos, y observé a mi alrededor. Sentía una presencia cerca cuando me di cuenta de que el estaba allí, observándome. Aquello no podía ser verdad, el no podía estar allí. Me levanté y eche a correr con todas mis fuerzas, pero el ya estaba a mi lado, agarrándome. Me di cuenta rápido, de que el no estaba empleando mayor fuerza, mientras yo luchaba con todas las mías por sobrevivir. Me empujó contra el árbol más cercano.
-Déjame, ¡Déjame!-chillé, aunque sabía que no iba a servir de nada.
No me daba movido. Entonces intenté darle una patada, lo que fuese con tal de poder salir de allí, pero estábamos demasiado pegados el uno al otro. Sus ojos, misteriosos y atrayentes me marearon. Eran rojos, hipnóticos y casi mortíferos. Se introducían en los míos, y yo ya no pude más. Grité. Era una sensación asfixiante, no sabía muy bien lo que sentía, entre atracción, dolor, y desesperación. Me estaba muriendo, y eso superó cualquier atracción que pudiese sentir. Intenté soltarme con todas mis fuerzas pero solo conseguí hacerme más daño. Volví a revolverme entre sus brazos, procurando no mirarle a lo ojos. Morir dolía demasiado.
Pronto mis músculos se relajaron por completo, no sentía las piernas. Aquello debía de ser mi lecho de muerte, todo era paz, y yo estaba deseando dejarme llevar por esa tranquilidad que me esperaba y me atraía hacia si. Pero debía luchar, luchar por mi vida, por aquellos a los que quería, debía luchar sobretodo por mi. La muerte era algo que no estaba preparada para sentir, pero, ¿alguien está preparado alguna vez para recibir a la muerte?
Pensando en todo esto, no pude evitar dejarme llevar, ya no podía moverme. Todo estaba en silencio. Nadie había atendido a mis súplicas, nadie me había escuchado, nadie me quería lo suficiente como para arriesgar su vida por salvarme. Era demasiado doloroso, hasta la muerte en si era dolorosa. El silencio te metía en tu cabeza los pensamientos que quería cerrar bajo llave, y, aquellos con los que quería sobrevivir, ahora no los encontraba en ninguna parte de mi mente. ¿Aquello era la muerte?, demasiado vacía para mi gusto.




Espero que me ayudeis con vuestras criticas, quiero que me salga bien :)

Gracias


By Neferet

3 comentarios:

Alba, RiCa En OmeGa 3 dijo...

OlaaS!
chica, mis criticas son todas buenas, de verdad.
Cuando lo lei, es cmo estar leyendo a stephanie meyer, o mejor. En serio, te salio genial :)
asi q de criticas malas, no vas a tener e??
io ia te aviso, xD
un besoo enorme!
AlbiiTah*

J.Amador dijo...

Hola venía a decir...:Guau!! Es bueno, en serío. Está escrito de una manera muy descriptiva y buena. Ya estoy esperando ansiosa lo siguiente.

besos!

Patri y Marta dijo...

Hola...yo queria decirte que es buenisimo y que me encantaria leermelo,enserio...se te da muy bien
Seguro que las criticas seran buenas XD
Besikos!!